Tipos de celulitis

La celulitis es una patología que afecta a la dermis, a la hipodermis y al tejido celular subcutáneo.

Las causas por las que se desarrolla son múltiples y no hay una definida. En general, tiene mucha influencia hormonal ya que se da en el 80% de las mujeres. Se han descrito factores que agravan el desarrollo de la celulitis, como es el caso de las dietas ricas en hidratos de carbono, las alteraciones hormonales y el sedentarismo. Sin embargo, no se ha encontrado una relación directa con hábitos como el tabaquismo o la ingesta de alcohol.

La característica principal de la celulitis es la piel de naranja, denominación que recibe la acumulación de tejido graso subcutáneo que aumenta hasta sobresalir y originar una trama de pequeños nódulos que recuerdan a la piel de una naranja. Además, la piel de naranja se presenta a menudo asociada a adiposidades localizadas o flacidez.

Tipos de celulitis

Como el resto de patologías, la celulitis puede alcanzar diferentes grados de desarrollo en el paciente. En función de su progreso, podríamos diferenciar tres tipos de celulitis:

  • Celulitis edematosa o de grado I: la piel es lisa y sin depresiones, y la piel de naranja solo aparece al pellizcar o contraer el músculo.
  • Celulitis blanda o de grado II: la piel de naranja y las irregularidades en la dermis a modo de nódulos adiposos se ven a simple vista.
  • Celulitis fibrosa, dura o de grado III: se desarrollan maconódulos adiposos con hiperesclerosis. Esto provoca que la zona esté fría al tacto y sea dolorosa a la presión.

Tratamiento anticelulítico

Existen múltiples tratamientos en medicina estética para tratar esta patología, pero la mesoterapia sigue siendo el tratamiento anticelulítico por excelencia.

La mesoterapia corporal no es más que una vía de administración de sustancias. El profesional de medicina estética será el encargado de decidir qué tipo de sustancias son las más adecuadas para el tratamiento de cada paciente en particular.

Existen otros tratamientos anticelulíticos que, combinados con la mesoterapia, proporcionan un buen resultado:

  • La carboxiterapia: muy buena para mejorar la microcirculación.
  • La radiofrecuencia: especialmente recomendada cuando existe también flacidez.
  • Los ultrasonidos.
  • La vacunterapia: unida a infrarrojos y a radiofrecuencia; cabe destacar el método Vela Smooth.
  • La presoterapia.
  • Las ondas de choque.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies