Manchas en la piel, el Melasma

El melasma es una alteración de la pigmentación cutánea que se presenta en forma de manchas en la piel oscuras debido a una hipermelanosis adquirida.

Estas manchas suelen ser irregulares y simétricas y se dan en zonas expuestas al sol, generalmente en cara y cuello, aunque también pueden darse en otras zonas como antebrazos.

¿Por qué aparece el melasma?

La causa exacta no es concluyente, pero se relaciona con factores genéticos y raciales (se da con más frecuencia en asiáticos e hispanos), con factores hormonales, es más frecuente en la mujer y especialmente las que están sometidas a tratamientos hormonales o en situaciones que implican cambios hormonales como embarazo (en este caso se denomina cloasma), lactancia etc. Pero el factor desencadenante principal es la exposición solar.

¿Cuál es el proceso de diagnóstico?

Para realizar el diagnóstico nos ayudamos de una luz de Wood que nos facilita la localización de  la profundidad de la mancha. Esta luz se trata de una lámpara de mercurio que mediante radiaciones ultravioletas que penetran en la dermis ayudan a diagnosticar este tipo de enfermedad pigmentaria y su grado de desarrollo.

Si vemos que las lesiones están más resaltadas, estamos ante una mancha epidérmica (más superficial). Si vemos que no se resalta más, sería una mancha dérmica (más profunda). Generalmente cuando encontramos un melasma suele ser mixto, es decir, dérmico y epidérmico al mismo tiempo.

¿Cómo se trata el melasma?

El tratamiento del melasma es un poco complejo, y no todos responden de la misma forma, por ello se personaliza el tratamiento lo máximo posible, dependiendo del tipo de lesión, color de piel, tolerancia al tratamiento…

El principal tratamiento médico estético que se realiza es el peeling,  que deberá llevar los siguientes compuestos específicos:

  • Despigmentantes, estos bloquean el proceso de síntesis de la melanina. Algunos de ellos son ácido fítico, ácido azelaico, ácido kójico, hidroquinona, ácido tranexámico…
  • Exfoliantes o queratolíticos, estos provocan la descamación de los queratinocitos cargados de melanina. Algunos son ácido retinoico, vitamina A, TCA, ácido salicílico, AHA…

Aunque existen sistemas fotolumínicos como láseres o luz pulsada, entre otros, para tratamientos específicos de manchas en la piel se ha demostrado, con el tiempo y la experiencia, que no son tan eficaces para el melasma como se creía en un principio.

Lo que realmente es importante es prevenir las manchas en la piel con un tratamiento despigmentante domiciliario, un fotoprotector tópico y oral, medidas higiénico-dietéticas como tomar vitamina C, zumos de zanahoria, tomates etc…

Lo que sí es seguro es que con un poco de paciencia y unos cuidados mínimos y constantes, el melasma se puede controlar con unos resultados muy buenos.

No hay comentarios.

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies