Peeling químico

El peeling  químico consiste en la eliminación de capas superficiales o medias de la piel, producidas a través del agente químico, a la que sigue una regeneración natural del tejido.

Está indicado para el envejecimiento, manchas, melasma, pequeñas arrugas, cicatrices y acné, además aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés o el proceso natural de envejecimiento. En términos generales, el peeling facial mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

Existen diversos tipos de peeling facial en función de si su actuación sobre la piel es superficial, media o profunda. Los superficiales dan lugar a un mejoramiento general de la piel y los medios y profundos son más indicados para la corrección de arrugas, cicatrices de acné, manchas y melasma.

Entre las sustancias que más empleamos se encuentra el fenol modificado, el ácido glicólico, tricloracético, salicílico, pirúvico y retinol. Su elección dependerá del objetivo del tratamiento. La recuperación de la piel depende del peeling empleado y su periodicidad irá en función del objetivo, así como del agente que se haya utilizado durante el procedimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies